Parashat Vaerá – El milagro de las aguas

 

Cada semana que tenemos la oportunidad de santificar Shabat Qodesh , recitamos dos elementos muy importantes que en esta ocasión nos ayudarán a entender de mejor manera la conexión de La creación y la salida de Mitzráim.

En la tehilá “Veshamrú Bené Israel” vemos que dice:

“Guardaras el Shabat para santificarlo, como Adonai tu Elhim te ha mandado. Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo, más el Septimo día Shabat para Adonai tu Elohim”

Y más adelante cita:

“Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto y que Adonai tu Elohim te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido”

Incluso en el Kidush de Shabat, se nos recuerda la Salida de Egipto / Mitzráim, a veces nos diera la impresión que siempre nos están recordando lo mal que la pasábamos. Pero en ninguna manera es un recuerdo solamente, sino una enseñanza eterna y constante, que se transforma y se renueva cada día.

Bien sabemos que los egipcios y ese tal “Pah’ro” necesitaban ver los grandes milagros de Hashem itbaraj shemó, porque era indispensable que ELLOS supieran quien era nuestro Elohim… esperen, ¿solo ellos necesitaban saber? Tal y como nos comportamos en esa salida impresionante que ha dejado huellas en las estelas de Egipto encontradas en el Cairo, pareciera que a nosotros tampoco nos quedaba bastante claro, quien era nuestro Elohim. Sin duda, la única manera de mostrarnos a todos (a los egipcios y a los hebreos) quien era Hashem, era alterando el orden de la naturaleza, presentarse ante el mundo como el autor de la Creación.

Aquel quien junto las aguas, solo Él podía separarlas, dejarnos salir.

“Hizo Elohim el firmamento y separó entre las aguas que había debajo del firmamento y entre las aguas que había por encima del firmamento. Y fue así.” Bereshit 1:7

Moshe y los hijos de Israel, habían experimentado todas estas maravillas ante sus ojos, solo aquellos hebreos que habían podido ver tremendo milagro ante sus ojos, cada que leían los primeros versos de Bereshit, donde se habla de la Creación, solo ellos podían entender quien fue aquel que separó las aguas de las aguas, abajo del firmamento y encima de el.

HaQadosh Baruj ju, no necesitaba más presentación ante el mundo y ante los hijos de Israel. Y esta salida de Egipto se constituiría en nuestro “Bereshit” Pincipio, quizás no era el principio de absolutamente toda la materia, pero si era el principio de nuestro Mundo, solo nos hacía falta saber quiénes éramos, un relato que nos contará que aquel que nos liberó, fue quien creo el mundo, Pactó con nuestros Padres un juramento eterno y no nos abandonó jamás, ni lo ha hecho y solo después de esto formarnos como su “imagen y semejanza”.

 

Que jamás olvidemos el milagro y el principio de nuestro mundo, nuestro mundo Hebreo.

Am Israel jai

 

Biniamin B. Malaj

Tevet 5778

Share Button
Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך
Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך

Latest posts by Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך (see all)