Es obvio que previamente a la entrega de la Torá en Har Sinaí, ya existía una serie de preceptos (escritos o no escritos) que funcionaban como parámetro para regir a una sociedad o Humanidad en general. Estas leyes son las que el Judaísmo posteriormente decreto como las Leyes de Noaj.

Actualmente existe una postura muy radical sobre este tema, muchos gentiles interesados en el estudio de la Torá, han recibido un bloqueo radical, una limitación que no los deja avanzar, un bloqueo puesto por un grupo selecto de Rabaním, que limitan al gentil interesado en solo observar 7 mandamientos (las leyes de Noaj).

Comprendamos esto desde ambas posturas.

Por parte de los Rabaním de movimientos ortodoxos, sabemos que es una de sus labores crear cercos que cuiden y protejan los intereses del pueblo de Israel, crear un cerco que nos proteja de la asimilación gentil.  Ya que está claramente comprobado por la Historia que la adquisición no controlada de gentiles en las comunidades ha formado serias desviaciones del marco de la Halaja e incluso formando nuevas religiones como lo fue el cristianismo.

Y seamos honestos, ¿cuantos gentiles con un “interés” en el judaísmo, han atravesado más de 7 años en una búsqueda o vivencia de la Torá? Aunque no existe un conteo oficial, me atrevería a decir que de cada 10 No-judíos interesados solo 4 por mucho, superan los 7 años de convicción de querer ser parte de Am Yisrael.

Pero (como en todo siempre hay un, pero), esos No-judíos verdaderamente interesados que quieren dar un paso más allá y no se quieren limitar a la observancia de 7 mitzvot, ¿merecen quedarse en ese nivel?

Hay muchos mitos al respecto del Noajismo, unas posturas muy radicales que expresan que los No-judíos es esa solo su parte que les toca, pero curiosamente no los dejan ni abrir una Torá para estudiar.

Y otra muy radical que el concepto Bené Noaj nunca existió. Y que todo No-judío interesado debe tener derecho a una Conversión/ integración a Am Yisrael.

 

Si bien es cierto, el concepto como tal “bené Noaj” es relativamente moderno, la historia nos evidencia que la idea de una convivencia de Judiós, Conversos y Gentiles Justos era una realidad en las antiguas Sinagogas.

La evidencia arqueológica más importante, fue descubierto en 1976 en Afrodisias, Turquía. Dos inscripciones, que data de aproximadamente 210 E.C., fueron descubiertos en una antigua sinagoga. La primera inscripción es una lista de los fundadores de la sinagoga, todas con nombres judíos comunes para el período. La segunda inscripción, sin embargo, hay una lista de nombres que no son judíos. Esta inscripción está precedida por las palabras: “Y estos son los que están Yiré Elokim /temerosos de Elokim” .

Esto nos demuestra la estructura comunitaria que existía en las antiguas sinagogas judías, donde nos deja muy en claro que siempre en la historia ha habido personas No-judias que son verdaderos Yiré Elokim- temerosos de Elokim y su conviencia activa con la comunidad hebrea fue una realidad, una realidad de la cual muchos grupos actuales están muy lejanos de volver a ser.

El concepto como lo conocemos hoy en día de Bené Noaj /Hijos de Noé fue impulsado a finales de los años 1800’s y principios de 1900’s, por el Rabino Eliyahu Benamozegh (1822- 1900).

El rabino de la comunidad sefardí de Livorno, Italia. R ‘Benamozegh ofreció a Pallière (un No-judío interesado en el judaísmo, que por razones de fuerza mayor no podía hacer conversión) una solución a su problema a través del Noajismo.

Las ideas del nuevo Noajismo, lo cual en la historia se conocía como Yi´re Elokim, fueron propagadas en Europa y se lograron concretar unos pequeños grupos de estudio, pero por la llegada de la Segunda Guerra mundial y por la expansión del Nazismo en contra de todo lo que oliera, pareciera y se viera como judío, se desintegraron y desaparecieron.

Actualmente en el siglo XXI, el concepto del Noajismo fue retomado y ha ido creciendo con fuerza dentro de algunos círculos religiosos.

A través de todo esto que de manera resumida hemos estado viendo, nos damos cuenta que la concepción moderna de un “Noajida” no existía en la antigüedad, pero la convivencia de un No-judío en las comunidades judías o en la misma Tierra de Israel era un concepto claro en el mundo antiguo.

Vivir en la Tierra de Israel bajo un gobierno Toráico, implicaba que los extranjeros residentes tenían que aceptar y cumplir un código mínimo de ética que les permitiera vivir en esa Tierra, sin necesariamente volverse judíos.

Esto traducido en la época moderna es muy similar a un Turista o extranjero que vive en “x” país moderno, tiene que respetar un cierto código de leyes que le permita seguir viviendo de manera correcta y pacífica en dicho país, en el antiguo Israel (cuando existía un gobierno Toráico y el bet haMiqdash), era necesario que cualquier extranjero que quisiera vivir en la tierra de Israel mantuviera este código de leyes universales para la sana convivencia entre el Judío y el no-judío.

Este concepto era conocido como “Ger Toshav”– Lit. Extranjero Residente.

Existen varias posturas Rabinicas sobre cómo se debería iniciar un Ger Toshav.

El Talmud explica que el  Ger Toshav debe venir ante un Beit Din (tribunal judío) de tres Dayanim (jueces) y hacer un juramento.

Actualmente, como muchos gentiles interesados en la Torá, se quieren relacionar con las comunidades Judías en el exilio, pero estas comunidades no quieren hacer conversiones, el bloqueo que colocan es el “moderno Noajismo”, incluso rabínicamente no existe una opinión uniforme en el mundo sobre cómo se debe proceder con un “Ben Noaj”.

Algunas posturas afirman que deben de aceptar las 7 mitzvot frente a un tribunal Rabinico y adquirir el estado de Ger Toshav, otras posturas afirman que la aceptación personal de los 7 mitzvot es suficiente y por ultimo otro grupo afirma que ni siquiera es necesaria dicha aceptación.

Lo que, si podemos deducir, es que el estatus de “ben Noaj” solo tiene sustento en el concepto antiguo de Ger Toshav y dicho concepto solo es aplicable cuando un extranjero quiere vivir en la Tierra de Israel y existe un gobierno Toráico.

“Porque los hijos de Israel, el converso, y el residente [Toshav] entre

ellos …”

Num. 35:15

 El Noajismo moderno, ni siquiera debería ser considerado como una alternativa a la demanda de No judíos interesados en la Torá. Los centros culturales, religiosos, etc. Deberíamos en invertir más tiempo en la formación de planes de estudios, cursos, etc. Enfocados a los No judíos interesados en la Torá y las mitzvot, claro con sus filtros correspondientes de acuerdo a las exigencias de cada movimiento, mas no cerrar la puerta.

 

Biniamin B. Malaj

Iyar, 5778

Share Button
Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך
Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך

Latest posts by Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך (see all)