Skip to main content

La corona de Hashem – Parasha Nasó

Esta semana encontramos en la Parashá de esta semana (Nasó) la mención del voto del Nazír:

“Habla a los hijos de Israel y habrás de decirles: hombre o mujer, cuando explicitare para hacer voto – un voto de nazir para apartarse- ante Adonai”

Bemidbar 6:2

Esta categoría la cual permitía a cualquier Hijo de Israel un nivel de santificación superior al de los Levi’im (levitas) sin ser ellos mismos levitas, podríamos decir que la persona que adquiría el nivel de Nazír, en algunos aspectos ellos adquirían un nivel de consagración similar a los kohanim (sacerdotes).

En efecto, el nazír era una persona, hombre o mujer, que mediante un voto de consagración prometía solemnemente vivir como tal. El término “nazír” deriva de la raíz hebrea., נזר que significa “apartarse” o “separarse”. Esta persona no tenía que separarse de la comunidad, de su pueblo o de su familia, sino más bien de sus pasiones para dominarlas y elevarse en espiritualidad por sobre el común de los hombres.

Como nos explica la Torá en esta porción, el voto del Nazír tiene 3 abstinencias elementales que se deben de cumplir.

  • Apartarse totalmente del Vino/ licor y todos sus derivados Bemidbar 6:3-4
  • Prohibición de pasar navaja por su cabeza, dejando crecer libremente su cabello
  • No contaminarse con el contacto con un muerto

 

La Torá menciona de manera muy particular que el símbolo de la cabellera que crece es “La corona de Elohim”

“Por su padre y por su madre, por su hermano y por su hermana no habrá de impurificarse al morir ellos, ya que la corona de su Dios. está sobre su cabeza.”

Bemidbar 6:7

Y como bien sabemos la Torá siempre nos habla en un lenguaje interpretativo, donde cada una de las acciones que la misma nos demanda tienen un objetivo detrás de ellas, un objetivo que tiene la capacidad de trascender el tiempo, como siempre hacemos hincapié “Las mitzvot tienen un objetivo detrás de las mismas”, no podemos caer en el error de creer que la acción o el ritualismo de algo en específico es el objetivo en sí mismo.

De esta manera comprendamos que los 3 elementos que el Nezirút exige como parte del voto que el hijo de Israel realizaba, son un reflejo físico de una realidad espiritual más elevada.

Como ya hemos mencionado en ocasiones pasadas, las letras hebreas nos ayudan en gran manera a comprender la esencia del ser humano. Pues este tiene la capacidad de interactuar en el mundo físico y en el mundo espiritual al mismo tiempo, logrando en el mejor de los casos ser representantes de la espiritualidad en la Tierra y representantes de la creación ante Hashem Itbaraj, digo “en el mejor de los casos” por qué el comportamiento humano deja mucho que desear aún.

Por eso la faceta tan importante de estudiar la Torá y accionar, para la rectificación de nuestra humanidad.

La Letra Hei (la quita letra hebrea) nos expresa la composición del Alma, es decir nos muestras las tres vestimentas que el Alma tiene y en las cuales se desenvuelve.

  • El pensamiento
  • El habla
  • La acción

Las tres líneas con las que se compone la hei, corresponden a estas tres vestimentas: la línea superior horizontal, al pensamiento; la línea vertical derecha, al habla; y el pie suelto a la acción.

Y es precisamente que la elevación/ santificación de un alma o viceversa la corrupción de ella, depende de estas tres partes. Desde el pensamiento constante que se origina en nuestra mente (por eso la forma horizontal), el habla que se representa por la columna vertical que se conecta directamente con el pensamiento y la acción la cual da la apariencia de actuar de manera individual, pero vemos que no es así, detrás de cada acción hay un pensamiento y habla del mismo.

Tomando estos factores, podemos comprender que las 3 partes que componen al voto del Nazír, se pueden clasificar así:

  • La purificación del pensamiento y elevación del mismo, el cabello crece donde se generan los pensamientos y cortarse el cabello representa la purificación del mismo. Cuando el Hijo de Israel dejaba crecer el cabello, simbolizaba comprender cuales eran sus malos pensamientos que lo invadían, detectarlas, vencerlas y por ultimo cortarlas.

Así nuestro objetivo debe ser, poder tener la oportunidad de vencer lo que nos invade y sobre todo lo que nos quiere gobernar.  Como lo dice el Masejet Avot 4:1 “…¿Quien es fuerte? Quien domina sus impulsos. Pues fue dicho: “Mejor es el paciente que el fuerte, y quien reina sobre su espíritu que quien conquista una ciudad”…”

 

  • El habla, una de las cualidades que nos distinguen de los animales, pero que a la vez nos han llevado a destruir personas, familias y pueblos enteros. Debido al mal uso de esta cualidad humana. El vino representa la función del habla.  De allí proviene la frase que dice: “Donde entra el vino, sale el secreto”.  Los secretos se comunican por medio de palabras.  Por medio del habla. La corrección de la esfera del habla se efectúa por medio de la abstinencia del vino.

Esta capacidad humana nos permite unir dos mundos, el pensamiento y la acción, tal como se nos enseña:

“En la estructura física del cuerpo se manifiesta esta idea de conexión inherente al poder del habla. No es por casualidad que la voz se produce en el cuello. La voz es la raíz del habla, el poder de conectar mundos.  El cuello conecta la cabeza con el cuerpo, los mundos superiores e inferiores. El cuerpo siempre refleja sus raíces espirituales.” Rabí Akiva Tatz

 

Así también nos afirma el Masejet Avot:

“Si cuidamos nuestra palabra y somos cuidadosos en lo que hablamos, entonces nuestra boca se considera un recipiente sagrado [como los utilizados en el Templo]. Así como un recipiente sagrado otorga santidad a cualquier objeto [no sagrado] que sea colocado en él, igualmente son sagradas todas las palabras emitidas por esa boca.”

Rabenu IonaPirke Avot 1:17

 

  • Y la acción, la “tumá” corresponde a la acción. La principal fuente de tumá resulta del contacto con un cadáver, ya que el cadáver es la parte elemental que está en contacto totalmente con las acciones.

 

De esta manera comprendemos que la rectificación que se buscaba a través del voto del Nazír, aun hoy en día podemos extraer el objetivo y alcanzarlo, logrando elevarnos en santidad al nivel que un kohen. Siendo personas que “pensemos, hablemos y actuemos” conforme al espíritu de la Torá y el Mashiaj.

 

Biniamin B. Malaj

 

 

 

 

 

 

 

Share Button
Biniamin Ortiz | בנימין בן מלאך

Biniamin Ortiz | בנימין בן מלאך

Presidente de Darje Avraham

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *