“Se congregaron contra Moshéh y contra Aharón y les dijeron: “[Bastante para vosotros! Pues toda la asamblea, todos, son consagrados y en su seno está Adonai. Y ¿por qué os enaltecéis por sobre la congregación de Adonai?”.

Escuchó Moshéh y cayó sobre su rostro.” Bamidbar cap.16

En la entrega pasada tuvimos la oportunidad de compartir con ustedes la importancia que tienen los tziztzit y la tarea que tenemos de aprender a agachar la cabeza ante Hashem itbaraj, en esta parasha que le sigue podemos percibir como se levantó Koraj contra el designo divino que Mosheh tenía ante los Bené Israel.

No podemos caer en el error de sacrificar vivo a Koraj y tacharlo totalmente de un Rashá (malvado), pues algo bueno a de haber tenido para poder ser un líder que bastante gente lo siguiera e inclusive la Torá destinará una Parashá completa para él, muchos personajes de la Torá no han tenido este privilegio.

Koraj declaraba que todos los Bené Israel eran santos, que todos tenían la misma oportunidad de interpretar la Torá y ser líderes, pero a su vez el mismo se estaba imponiendo como líder y este fue aquí el problema con Koraj , contradecirse a sí mismo e imponerse de una manera directa o indirecta.

La grandeza que vemos en esta parashá es la reacción de Moshéh al escuchar estos reclamos, donde vemos que la Torá dice: “Escuchó Moshéh y cayó sobre su rostro” … y no podemos negar que esta es una cualidad tremendamente grande, poder agachar la cabeza y autoanalizarnos, es por ello que la Torá menciona a Moshéh como el hombre más humilde y ojo con esto, no quiere decir que ser humilde es agacharnos y auto despreciarnos, sino la humildad consiste en no exaltarnos, no elevar la voz y saber quiénes somos, probarnos a nosotros mismos de que estamos hechos.

“Humildad de pensamiento – consiste en una persona que reflexiona y reconoce  como una verdad el hecho de que ella misma no merece alabanzas ni honor (mucho menos ser más elevado que quienes la rodean); tanto debido a sus limitaciones como a la acumulación de sus defectos. En lo que respecta a nuestras limitaciones naturales, es obvio que es imposible que cualquier persona, sin importar el nivel de perfección que pueda haber logrado, no tenga ningún defecto, ya sea debido a su propia naturaleza, debido a su familia y seres cercanos, o por ciertas experiencias que haya vivido, o por sus propios actos. “Porque no hay una persona recta en la tierra que haga el bien y que no peque” (Kohelet/Eclesiastés 7:20). Todos estos son defectos en una persona que no dan lugar a sentimientos de auto-importancia; porque a pesar de que la persona pueda poseer muchas virtudes, esas faltas son suficientes para ensombrecerlas.”

Rab Moshé Jaim Luzzatto, Mesilat Iesharim, Capítulo 22

 

El problema no fue que Koraj puso en duda a Moshéh, el problema es que Koraj puso en duda el nombramiento divino de Moshéh, sin darnos cuenta que a quien estaba poniendo en Juicio era la decisión de Hashem Itbaraj y sobre esto nos enseña el Talmud:

“Hashem dice sobre cualquier persona que es arrogante en su corazón: “él y Yo no podemos vivir en el mismo mundo”.

Talmud Bavli, Sotá 5ª

Posteriormente la Torá nos deja ver que el juicio contra Koraj se presentó a la mañana siguiente, ¿porque Hashem no lo castigo inmediatamente?

Por una sencilla razón, tenían una oportunidad para arrepentirse, una noche para poder hacer teshuva e introspección, todos como seres humanos podemos tener arranques de ira e inclusive actitudes que nos perjudican emocionalmente, pero no podemos dejar que esta semilla germine más de un día, como dice Shaul haShaliaj:

“Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”

Igueret Shaul el ha-Quedoshim

Incluso es importante recordar las palabras de Rabenu Yehoshua:

“Por eso yo les digo a ustedes que toda falta e insulto les será perdonado a los seres humanos, pero insulto a la Ruaj no se perdonará. Todo el que diga una palabra contra el Ben haAdam se le perdonará. Pero todo el que diga una palabra contra la Ruaj haQódesh no se le perdonará, ni en el Olam hazeh ni en el Olam haba.”

Toldot Yehoshua cap. 56

 

Seamos humildes y sabios a la hora de actuar, reconozcamos cada uno nuestra labor en este mundo; y crezcamos en conocimiento y acción, esto nos llevará a ganarnos el lugar que merecemos y estamos destinados a ser.

Shabat Shalom

Biniamin B. Malaj

 

Share Button
Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך
Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך

Latest posts by Biniamin B. Malaj | בנימין בן מלאך (see all)