Historia

Home / Historia

—Hemos hallado a aquel de quien escribió Moshé en la Tora, y también los Neviím:
Yehoshúa Ben Yosef de Natzrat.  —Ven y ve.

        El movimiento de los Natzratim surge con Adonénu haMélej, Rabí Yehoshúa de Natzrat, hijo de Yosef haTzadik Ben David y Miriam. Rabí Yehoshúa fue el discípulo más destacado de Rabí Yojanán Ben Zejaryá haKohen, más conocido como Yojanán haMatbil. Rabí Yojanán, quien era percibido por la gente como un Naví (“más que un Naví” – Yehoshúa de Natzrat), en sus discursos citaba como emblema de su misión las palabras de Yeshayá haNaví: “Voz de uno que clama: En el desierto, preparen el Derej ‘ה” (Yesha. 40.3), amonestando así a todo el pueblo en la región de Yehudá a regresar con teshuvá antes que el kétzef haEl (la ira divina) se manifestara en la tierra de Israel. En más de uno de sus discursos declaró públicamente la mesianidad de Yehoshúa Ben Yosef, sobre el cual dijo: “en su mano está el aventador para limpiar su era, juntará el cereal en su granero y la paja será quemada con fuego que no se extingue” (Toldot Yehoshúa, 7).

 

        Cuando Rabí Yojanán fue encarcelado por orden de Herodes, algunos de sus discípulos regresaron a Galilea, entre ellos Shimon Kefa, su hermano y Rabí Yehoshúa, mientras otros se quedaron en Judea, entre ellos Lazar Ben Shimon, quien sería conocido posteriormente como “hatalmid haahuv” (el discípulo amado). A sus treinta años de edad, Rabí Yehoshúa estableció su centro de enseñanza en Kefar Najum, y desde allí siguió el legado de su mentor, llamando al pueblo hacer teshuvá previo al kétzef haEl. De esta manera atrajo gran cantidad de discípulos de diferentes ramas, tanto a tzadikím como jozrím bitshuvá. Entre los discípulos más destacados se encontraban Shimon Kefa y su hermano, discípulos originales de Yojanán haMatbil junto con Lazar, Yaakov B. Zavdiel y su hermano Yojanán, primos de Yehoshúa por parte materna, también Matityá haLeví, Tomá y Netanel Bar Telamion entre otros, quienes se encargarían de transmitir la enseñanza de Rabí Yehoshúa después de su ausencia física, identificandola como Derej ‘ה, inspirados en el emblema de Yojanán haMatbil.

 

        Rabí Yehoshúa hizo hincapié en Limud uMaase (tanto en el estudio de la Torá como en su cumplimiento), en la Tefilat Yajid (tefilá privada), en Maase Jesed (altruismo), en la Midat haNekiut (limpieza interior), y entre otros puntos la abstención de los placeres terrenales de manera excesiva, con el fin de lograr pureza de corazón/mente. Expuso enfáticamente que como Siervo y Mashiaj su zejut es de gran ayuda para todo aquel que se conecte al Creador a través de él y su enseñanza, valorando tanto su vida como su muerte. Hubo quienes tomaron las palabras de Rabí Yojanán y Rabí Yehoshúa como ciertas, Rabí Yehoshúa envió a más de 80 Shelujím por toda la tierra de Israel transmitiendo su enseñanza; otros simplemente no les creyeron y no se asociaron con el movimiento; pero otros se opusieron violentamente, a tal extremo que pocos años después de la muerte de Rabí Yojanán, Rabí Yehoshúa fue entregado por autoridades judías a las autoridades romanas con el fin de asesinarlo, lo cual en efecto tomó lugar.

 

        Rabí Yehoshúa había advertido a sus discípulos que su muerte estaba predicha por los Profetas, la muerte del Tzadik sería kaparat avonot (expiación por las iniquidades) para los hijos de Israel y los gueré hatzédeq (extranjeros que sinceramente se integran al pueblo de Israel). Con su muerte y mérito se pondría en efecto la Brit Jadashá predicha por los Profetas, por medio de esta Alianza se podría recibir ruaj haqódesh (la influencia divina) y así vivir según la Torá de forma innata. Al tercer día de haber muerto, Rabí Yehoshúa resucitó y sus más allegados discípulos dieron pruebas de ser cierto, pagando con sus propias vidas el costo de anunciarlo. Rabí Yehoshúa ya había advertido a sus discípulos sobre la inevitable destrucción del Bet haMikdash y el seguido exilio; la restauración del Reino de Israel tomaría lugar solo cuando todo el pueblo hiciera teshuvá, solo entonces meritarían la final redención. Por ello Rabí Yehoshúa pidió a sus discípulos que a pesar de las dificultades que enfrentarían en los próximos años, no cesaran de transmitir su enseñanza. Los líderes entre los Natzratim (i.e. los discípulos del Rabino de Natzrat) se trasladaron a Yerushaláim, estableciendo allí la Kehilá principal y el Bet Din; los Shelujim viajaron por gran cantidad de comunidades judías que se encontraban en la tierra de Israel, y por mediación de Shelujím como Yosef haLeví “Bar Naba”, Shaul de Tarso, Shila, e Yehudá Bar Saba, entre otros que hablaban fluidamente griego y latín, pudieron también llegar a la Diáspora y transmitir la enseñanza de Rabí Yehoshúa a judíos helenizados y a los gueré hatzédeq de allí.

 

        De manera que aún hoy, aproximadamente 2000 años después, Rabí Yehoshúa de Natzrat sigue siendo un guía para los Natzratim, a través de su influencia espiritual y su enseñanza registrada por sus discípulos. Rabí Yehoshúa de Natzrat no solo es el judío de más renombre, no solo es el rabino cuya enseñanza se ha divulgado más que ninguno antes y después de él, sino que es el ser humano que más ha impactado en la historia humana. Su persona y enseñanza han trascendido los siglos influyendo en todo el mundo pese a los 2000 años de su ausencia física. Sin embargo, debido al escaso conocimiento e interés de muchos en escudriñar la verdad sobre este distinguido hombre, su persona ha sido vista de diferentes maneras en tiempos posteriores a su muerte, inclusive su persona a sido usada con fines políticos y religiosos. Por lo tanto, es necesario tener claro que Yehoshúa haMashiaj no es exactamente lo mismo que el Jesús del Cristianismo, ni el Yéshu del Judaísmo, ambos son deformaciones religiosas de un personaje histórico. Si no se tiene claro este asunto, con dificultad se entenderá a Rabí Yehoshúa y su enseñanza.

 


El Movimiento
La Fundación Natzratim
Las Instituciones
Yeshivat Najalat Yehoshua

Share Button
Equipo de Natzratim.com
Equipo de Natzratim.com

Latest posts by Equipo de Natzratim.com (see all)