Por medio de la Fundación Natzratim procuramos primeramente el bien de todas las comunidades formadas por discípulos de Rabénu Yehoshúa de Natzrat (אדוננו ורבינו המשיח) asegurando así nuestra continuidad por medio de la difusión de su enseñanza. Además de nuestras obligaciones como Hijos de Israel con el estudio, difusión y vivencia de la Torá, los Natzratim también están obligados a estudiar, difundir y vivir las palabras del Mashiaj. (1)
       Fomentamos el respeto por las diferentes expresiones de vida judía dentro de los parámetros de la Halajá. Creando un ambiente individual y comunal en el que las filosofías, pensamientos, creencias y valores enriquezcan la vida y el bienestar de la comunidad judía en general. A través del desarrollo e implementación de programas, actividades y servicios que aborden las necesidades recreativas, educativas, culturales, sociales y físicas de los miembros. Estimulamos y animamos a los miembros a vivir basados en la responsabilidad y el compromiso delegados en el TaNa”J y la tradición judía.
       Procuramos incrementar la comprensión de la Torá, a la luz del Mashiaj, por medio de programas integrales, sociales, recreativos, educativos y culturales, cuyas bases sean la halajá evolutiva, llena de significado espiritual para el mejoramiento de la vida humana, llevando a término la redención de Israel.
       Animamos a nuestros miembros que lleven a cabo la responsabilidad ética y moral de Israel ante el resto de las naciones en referencia al Tikun Ha-Olam (la reparación del mundo), para hacer del mundo un lugar de justicia y equidad.

Para mayor información visite
http://natzratim.com/fundacion/Natzratim-Articulo-II.pdf


(1) La importancia de la enseñanza de Rabí Yehoshúa fue descrita por los Profetas: El Mashiaj es un hombre inigualable en sabiduría, justicia y autoridad (Yeshayá 11:1-5; Zejaryá 9:10; Daniel 7:13-14).

Share Button