Los Natzratim (1) somos los Discípulos de Yehoshúa de Natzrat, el Mashiaj, y conformamos un movimiento judío shomer Torá originado en Israel desde el siglo I EC.
      Somos Natzratim por consecuencia de ser Hijos de Israel, pues no hay nada más natural para un judío que identificar y seguir al Mashiaj, ya que el concepto “Mashiaj” (i.e. Rey de Israel) es parte vital del desarrollo del Pueblo de Israel, una nación que por medio de su rey sobresale entre las demás, guiándolas e iluminándolas bajo los principios delegados en la Torá.
      Formamos parte de un pueblo. Ninguno de los movimientos sociopolíticos de la antigüedad dejaron de ser judíos por tener diferencias los unos de los otros. De la misma manera, los Natzratim en la actualidad no dejan de ser judíos por identificar a Rabí Yehoshúa (2) como el Mashiaj, el Rey de Israel; por el contrario, nos consideramos parte de los fieles de Israel que perpetuamos los principios que se encuentran en la literatura ancestral de Israel. Todos formamos parte de un solo Pueblo, Israel, pese a diferencias de interpretación y observancia.
      No somos Cristianos. Consideramos que el Cristianismo (3) es una desviación que surgió dentro de los círculos helenistas de los simpatizantes con el Movimiento Natzratí.

Para mayor información visite
http://natzratim.com/fundacion/Natzratim-Articulo-I.pdf


(1El término Natzratim significa literalmente ‘los de Natzrat (Nazaret)’, y con el surgir de los Discípulos de Rabí Yehoshúa de Natzrat, el término Natzratim tomó un significado adicional y técnico: “Discípulos del Maestro de Natzrat“, siguiendo así la practica hebrea de identificar a los discípulos por el nombre de la ciudad del Maestro (ref. Hechos de los Emisarios 24:5).

(2Yehoshúa de Natzrat, fue asesinado como el Rey de Israel, el Rey de los Judíos, no como el Líder de una Religión.

(3Cristianismo en principio se formó al descontextualizar el personaje histórico, Yehoshúa de Natzrat, al desligarlo de su pueblo, objetivo y misión, percibiéndolo como el fundador de una nueva religión universal, y en otros casos como semi-dios o dios mismo; por ende, el personaje “Jesús” es la proyección distorsionada de un personaje histórico.

 

Share Button